Reseña histórica de Palín, Escuintla

El contenido de este artículo fue tomado textualmente de la tesis del Lic. Juan Cornelio Alonzo Gutierrez. Para su uso en otros medios se debe citar dicho documento o tener la autorización escrita del autor.

Antes de la llegada de los europeos, Mixco o Jilotepeque Viejo, era la ciudad fortificada de los Poqomames.  Los conquistadores al tener noticias de este grupo, decidieron atacarlos, vencerlos y someterlos al dominio  español.

Domingo Juárros (1999) en el “Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala”, refiere que los conquistadores al mando de Pedro de Alvarado quisieron dominar a los indígenas, pero fueron vencidos  con piedras y saetas envenenadas. En esa ocasión murieron 200 chinautlecos (aliados de los Poqomames), algunos tlascaltecas como don Juan Suchiat, don Jerónimo Carrillo, mientras que algunos españoles fueron heridos. 

Los naturales de Chinautla eran amigos de los de Mixco y lucharon al principio contra los españoles; más tarde, se unieron a los europeos y vencieron a esta población. Los caciques de Chinautla hicieron un trato con los españoles revelándoles el sitio por el cual podían entrar y vencer a los de Mixco.  De esa manera los occidentales, escalaron la ciudad fortificada de los Poqomames con el objetivo de llegar a la cima enfrentarlos y someterlos.

Los españoles lograron su cometido, llegaron a la cima de la ciudad y lucharon contra los mixqueños venciéndolos. Domingo Juárros menciona que muchos indígenas fueron muertos, otros se dieron a la fuga huyendo por las sendas que no cubrieron los españoles, otros fueron hechos prisioneros en su intento por escapar. Algunos naturales quisieron huir por una cueva que solo ellos (los de Mixco) conocían pero que los de Chinautla habían advertido a los españoles. Allí los esperaban al mando de Alonso López de Loarca, dando muerte a  hombres, mujeres, niños y ancianos que pretendían escapar y a otros muchos haciéndolos prisioneros entre ellos, a principales caciques Poqomames.     

El religioso no menciona qué pasó con los indígenas que lograron escapar. De aquellos que  huyeron entre las sendas, quebradas o montañas; No se sabe si fueron tomados prisioneros posteriormente o se refugiaron en las montañas y desde allí pudieron sobrevivir y  formar una nueva población.

Existe una versión oral narrada por algunos ancianos de Palín y está relacionada con la fundación del pueblo. Ésta relata: Que en las montañas aledañas al poblado, en un lugar conocido como “Pueblecito”,  vivieron los primeros indígenas Poqomames. Debido a que animales salvajes asesinaban y comían a los naturales, los sobrevivientes buscaron otro lugar para poder vivir ubicándose en lo que hoy se conoce como el municipio de Palín.

Volviendo al sometimiento y reducción de los poqomames de Mixco o Jilotepeque Viejo,  se sabe que: “Terminada felizmente esta facción, se retiraron los castellanos con los vencidos a Chignauta y de allí a los alojamientos…, y juntando a los prisioneros que tenía en su poder, con los que había hecho las tropas de Alonso López de Loarca, los pobló en el paraje donde hoy se ve el pueblo de Mixco, apartando nueve o diez leguas del sitio donde estaba antiguamente.” 

Lo que se conoce hasta el momento, es que después de la destrucción de la ciudad fortificada de Mixco, los indígenas sobrevivientes fueron establecidos en áreas determinadas, con la intención de que no tuvieran forma alguna de comunicarse entre sí, de organizarse nuevamente o de poblar la antigua ciudad. Esta es la razón por la cual  Pedro de Alvarado mandó a quemar la ciudad (Mixco) y  fundar nuevos pueblos lejos de la ciudad central de los poqomames.

La razón de fundar nuevos pueblos de indígenas aislados unos de otros, fue simple; con ello los españoles se aseguraron que estas poblaciones (en el caso particular de los Pocomames), no se convirtieran nuevamente en un grupo de resistencia.

Una considerable cantidad de personas fueron ubicadas entre las faldas del volcán que los indígenas llamaban Hunapú, mas conocido como volcán de Agua, dando origen al pueblo de San Cristóbal Amatitlán o conforme la legislación colonial (las Leyes Nuevas de 1542), un Pueblo de indios.

Existieron poblaciones que luego de ser trazados sus mojones o colindancias, de edificar los edificios públicos, iglesia y otras construcciones necesarios para la administración local; fueron llevados grupos de indígenas para que habitaran en ella o a su alrededor y de esa manera se continuara la formación del pueblo. En otros casos, los indígenas fueron llevados a las áreas boscosas y desde allí empezaron a edificar los principales edificios coloniales, calles, mojones, etc. 

El área geográfica que comprende el actual municipio de  Palín, estaba durante los primeros años del período hispánico, provista de una abundante vegetación, fauna silvestre, árboles frutales, nacimientos de agua dulce, clima templado, una topografía aceptable, es decir, con condiciones favorables para convertirse en el nuevo lugar de asentamiento humano, aunque,  carente de construcciones arquitectónicas. Al ubicar a cierto grupo de poqomames en esta región, se empezó a construir la iglesia católica, el ayuntamiento y otros edificios públicos, así como las casas con material perecedero, dando forma al único pueblo de indígenas de la costa sur.

La fecha exacta sobre la fundación del pueblo de San Cristóbal Amatitlán, se desconoce ya que el libro que contenía registros del poblado, hace muchos años que fue extraviado. Algunos ancianos dicen que este documento fue perdido, otros que fue robado, quemado o en el peor de los casos, vendido, por lo que hasta nuestros días, no se sabe el año en que éste poblado fue establecido oficialmente.

Algunos datos históricos afirman que  este pueblo fue fundado en el año de 1535. Al respecto Carlos Navarrete (1961) afirma: “Durante los primeros años de la conquista española, era conocido como San Cristóbal Palín, por haber sido puesto bajo la advocación de San Cristóbal. La población de Palín  quedó establecido en el valle de Palinachoy el 31 de Julio de 1535, como resultado que el centro pocomam, fue destruido por Pedro de Alvarado en 1525.”

El autor menciona que el pueblo de San Cristóbal Amatitlán fue establecido en esta área geográfica, el 31 de julio del año de 1,535 y debe comprenderse que si esta fecha es correcta no corresponde al año de la fundación del poblado, sino a la temporalidad en que los primeros Poqomames fueron asentados en este lugar.

Posterior al año de 1,535, los españoles fundaron oficialmente y por Ordenanza Real,  el pueblo de San Cristóbal Amatitlán, de igual forma como se hizo con el pueblo de San Juan Amatitlán fundado legalmente en el año de 1,549. Por tal razón inferimos que dicho poblado fue fundado entre los años de 1540 a 1550, a partir de las Ordenanzas de Barcelona, las Leyes Nuevas de 1542, siendo  los españoles y frailes de la orden de Santo Domingo los encargados de su administración.

Conforme pasaron los años, el pueblo de San Cristóbal Amatitlán, se convirtió  en la cabecera de San Juan Amatitlán cuya localidad también estaba conformada por indígenas poqomames,  cuyos lugareños continuaron conservando y desarrollando sus propias  costumbres, tradiciones, idioma, valores, indumentaria, forma de ver y explicar el mundo a través de su propia religiosidad cosmogónica e identidad local, la que a su vez, fue adaptada al cristianismo católico para cumplir con el mandato de unidad ideológica que se había planteado con la adopción de la Ordenanzas de Barcelona.

Al haberse fundado los pueblos de San Juan y San Cristóbal Amatitlán, se nombró a un encomendero.  En este contexto, San Juan Amatitlán fue encomendado a Cristóbal Lobo en 1540. Según Juan Gavarrete (1980): “Cristóbal Lobo conquistador gozaba ya en 1540 de una estancia (hoy ciudad) llamada Amatitlán por concesión de Pedro de Alvarado, quien de paso para el Perú en el puerto de Acajutla le hizo en este mismo año nueva merced de cuatro caballerías junto a su estancia, las que más tarde constituyeron el ingenio de Donis que hoy es conocido con el nombre de Anís.”  Posteriormente, en 1592 el pueblo de San Cristóbal Amatitlán fue encomendado a Francisco Lobo de Vargas. 

El pueblo que se hace referencia anteriormente, no cuenta con el documento original de su fundación. En el año de 1,793, se terminó de redactar  una nueva documentación relacionada con esta localidad y de las tierras ejidales y comunales que le pertenecían. Este Documento fue firmado por Francisco Robledo por orden de su señoría Ignacio Guerra, el Gobernador, el Ayuntamiento y decisión del Pueblo, el 16 de marzo de 1793.  Gracias a este escrito, se puede conocer las colindancias del poblado y las propiedades que con el pasar de los años, les fueron expropiados.

Los cambios político-administrativos derivados del triunfo de la Independencia de Guatemala, originaron que el pueblo de San Cristóbal Amatitlán cambiara de nombre. Se dejo de utilizar el calificativo con el cual fue bautizado durante el período colonial (San Cristóbal Amatitlán) y conforme la legislación Republicana, se llamó Palín.

Este municipio  perteneció  al Departamento de Amatitlán, con el cual mantuvo siempre la comunicación política, social y cultural entre los dos pueblos poqomames. Según el Diccionario Geográfico de Guatemala (1981) indica: “Por decreto del 6 de noviembre de 1,839, para su administración política,  se formó un distrito independiente junto con Amatitlán y Villa Nueva. Este decreto especificó: “1º. La ciudad de Amatitlán, San Cristóbal Palín, Villa Nueva, San Miguel Petapa y Santa Inés Petapa y todos los lugares anexos a estas poblaciones, compondrán un distrito independiente para su gobierno político, y será a cargo de un Teniente Corregidor, que ejercerá sus funciones con arreglo a la ley de 2 de octubre de ese año y gozará la dotación de mil pesos anuales. 2º. En el mismo distrito se establecerá un juez de 1ª. Instancia para la administración de justicia.”  

Es evidente que desde el año de 1,839, o sea, 18 años después de haberse firmado la independencia criolla (1821), Palín dejó de llamarse “pueblo de indio”, auque este término peyorativo (indio), se continúa reproduciendo en este y en muchos pueblos indígenas de Guatemala.

Posteriormente, el Departamento de Amatitlán fue suprimido por decreto legislativo 2,081 del 29 de abril de 1935. Con el publíquese y cúmplase del ejecutivo del 2 de mayo de ese año, al indicar que: “Considerando: que es conveniente para los intereses del país la supresión del departamento de Amatitlán. Por tanto decreta: articulo 1º. Se suprime el departamento de Amatitlán. 2º. Los municipios de Amatitlán, Villa Nueva, San Miguel Petapa y Villa Canales quedan incorporados al departamento de Guatemala y los de Palín y San Vicente Pacaya al de Escuintla. 3º. El Ejecutivo dictará las medidas del caso para el cumplimiento del presente decreto, que entrará en vigor el 1º de julio del corriente año.”  Esta nueva organización geopolítica es la que aún rige la región.