Historia del Himno Nacional de Guatemala

El Himno Nacional de Guatemala es una joya del arte de nuestro país. Muchos sectores no se sienten identificados con lo que este pretende resaltar, y tienen en gran medida, mucha razón, dada la situación política y de corrupción en nuestro país. Sin embargo, como creación artística, el Himno es muy bello. Y aunque hoy, todos lo hemos cantado o al menos oído alguna vez, puede que haya datos sobre su historia que no conozcas.

Rafael Álvarez Ovalle

Nació el 24 de octubre de 1858 en Comalapa, Chimaltenango y aprendió música de su padre, ya que este era director de la escuela de música de ese municipio.

Cuando Rafael tenía trece años, su padre fue transferido a la escuela de música de Santa Lucía Cotzumalguapa, pero murió a penas tres años después. Fue así como teniendo solo dieciséis años, Rafael se hizo cargo de la escuela de música, siendo el sucesor de su padre. – Se debe recordar que era una época en la que las habilidades y destreza mostradas en ciertas áreas podían hacer que una persona fuese maestro o director sin necesidad de un título, y él, sin duda era hábil en su profesión. –

En 1879, Rafael se muda a la ciudad capital, pues quería seguir aprendiendo y mejorando en la música. Se integró a la Banca Marcial, que en aquel entonces era dirigida por el alemán Emilio Dressner.

Él y otros integrantes de la banda que mostraban habilidad e interés fueron seleccionados por el maestro para recibir algunas clases adicionales de armonía y ejecución de algunos instrumentos.

Rafael Álvarez Ovalle.
Imagen de https://www.lifeder.com/

El Himno Popular de Guatemala

Cuando Emilio Dressner tuvo que volver a Alemania, algunos de los compañeros de Rafael se fueron a Europa a continuar con sus estudios musicales, sin embargo, él se quedó en el país. Y siendo entonces, uno de los músicos más destacados, el 18 de agosto de 1887 recibió la invitación de la Jefatura Política de la República de Guatemala a participar en la convocatoria para hacer la música del Himno Nacional Popular (Himno Nacional), que era un texto escrito por el poeta Ramón P. Moliina en 1879.

Querían celebrar con pompa y fiesta el aniversario de independencia, y buscaban estuviese todo listo para estrenar en septiembre de ese año, por lo que es de suponerse que la música fue escrita en muy poco tiempo.

Rafael participó y ganó. La publicación y felicitación se hicieron públicas en el periódico “La estrella”, en septiembre de 1887.

La convocatoria para el Himno Nacional

El 24 de julio de 1896, el general Reyna Barrios emitió un acuerdo en el que se establecían las normas e instrucciones para el concurso en el que se elegiría la letra y música del Himno Nacional de Guatemala. Esto, porque el que se tenía no cumplía, – según indican ellos – con lo que se buscaba plasmar en un himno que nos representara. Aparte de que nunca se había decretado como Himno Nacional.

Lo cierto es que hubo muchas situaciones políticas y otras de descontento de varios autores, tanto músicos, como escritores, que no estaban de acuerdo con el Himno popular. Todo esto provocó se creara la nueva convocatoria. Durante varios años las quejas llegaban a oídos del presidente, y si sumamos a esto que se acercaba la exposición centroamericana, de la que Guatemala sería sede, y era la oportunidad perfecta para presentar el nuevo Himno Nacional.

Reyna Barrios, presidente de Guatemala del 15 de marzo de 1892 al 8 de febrero de 1898.
Imagen: https://aprende.guatemala.com/

El 27 de octubre de ese mismo año, la comisión designada a calificar las letras recibidas escribió al ministro de Instrucción Pública que la letra ganadora para el Himno Nacional de Guatemala, era la que iniciaba con la frase “Guatemala, feliz…” y estaba firmada como anónimo. Y quedaba, entonces, abierta la recepción de las propuestas musicales para el nuevo Himno.

Rafel Álvarez presento prácticamente la misma música al certamen, simplemente la adaptó a la nueva letra. No puso tanto empeño, pues estaba seguro de que su obra tenía lo necesario para ser la música del Himno Nacional. Sin mencionar, que estaba molesto por esta nueva convocatoria, pues era como desechar la versión anterior, y esta ya era interpretada por las escuelas e instituciones de todo el país. Incluso dudó en participar de nuevo concurso, pues en esas fechas volvieron al país sus ex compañeros – los que años atrás se fueron a estudiar a Europa – y consideraba que no tenía oportunidad si competía contra ellos.

En febrero de 1897 se eligió por fin la música ganadora para el Himno, siendo elegida de nuevo la composición de Rafael Álvarez Ovalle. El 14 de febrero la comisión envió sus resultados al ministro de Instrucción pública, los que fueron aceptados y firmados en el Palacio del poder Ejecutivo el 19 de ese mismo mes. Y, finalmente hechos públicos el 25 de febrero en el periódico “El Guatemalteco”.

Tercer certamen

Hubo un tercer certamen, sin embargo, se dio a puerta cerrada. Y esto, debido a que algunos de los que participaron en la convocatoria no estuvieron de acuerdo con el resultado y acusaron a Rafael de tener acaparado al jurado.

Debido a la urgencia de un Himno Nacional y aclarar esta situación, el general Reyna Barrios invitó a varios músicos reconocidos a que calificaran las composiciones a puerta cerrada; en la casa presidencial. Entre ellos estaba el pianista Reynaldo Brugnoli. Estuvieron también; el nuevo jurado, el gabinete del presidente y los demandantes.

Al final de las escuchas este nuevo jurado se apegó a la decisión anterior, y nuevamente sale victoriosa la música de Rafael Álvarez Ovalle.

Modificaciones a la letra del Himno Nacional

En 1934 varias palabras y versos del Himno Nacional fueron modificados por orden del presidente Jorge Ubico, pues consideraban que la letra contenía mucho de guerrista, eso debido a que José Joaquín Palma – a quien se atribuye la autoría del texto – participó de lleno en la guerra de independencia de Cuba, y por lo tanto reflejaba más esa realidad que la del país.

Los cambios fueron hechos por José María Bonilla Ruano, pedagogo muy notable de aquella época, con varios reconocimientos a nivel nacional e internacional. El 26 de julio de 1934 se emitió el acuerdo gubernativo que aprobaba el cambio a la letra.

Se debe mencionar que los versos y palabras modificadas no se veían afectadas por la música ni estos afectan a la composición de Álvarez Ovalle, por lo que esta siguió vigente.

José María Bonilla.
Imagen: https://es.wikipedia.org/

Intento de modificación en 2021

El 24 de febrero de 2021, el ministro de cultura y deportes, Felipe Aguilar, anunció que se había preparado una “nueva versión del himno” con motivo de las celebraciones del bicentenario.

A esta nueva versión, se supone no le habían cambiado ni la letra ni la música, pero de alguna manera – dijo el ministro – reflejaría mejor el espíritu joven y cívico de los guatemaltecos, ya que era interpretado justamente por jóvenes de distintos puntos del país.

Sin embargo, hubo contradicciones, pues en varias publicaciones se mencionaba que la música del maestro Rafael Álvarez Ovalle sí había sido modificada por los artistas que la interpretarían.

La respuesta de la población y de muchos guatemaltecos destacados en el extranjero no se hizo esperar, y manifestaron su rechazo a este cambio. Pues a lo largo de la historia, incluso en tiempo de dictaduras en el país, los certámenes eran públicos y se hacían convocatorias para las nuevas versiones o modificaciones. Y este cambio, se había dirigido solo por algunos involucrados sin conocer la opinión popular o dar oportunidad a recibir propuestas

El 27 de febrero, iniciaron las actividades del bicentenario, y la versión interpretada por la orquesta fue la original, ya que hicieron pública, apenas dos días antes, la noticia de mantener el Himno Nacional sin modificaciones, para promover la unidad y conciliación.

Las letras de los himnos citados

Te dejo a continuación las letras que han tenido el título de Himno Nacional de Guatemala a lo largo de la historia:

Himno Popular Nacional

Coro:

Guatemala, en tu limpia bandera
Libertad te formó un arrebol;
Libertad es tu gloria hechicera,
Y de América libre es el Sol.

Dúo:

Bella Patria, tu gloria cantemos,
Con ardiente sublime ansiedad,
Hoy que luces en tu frente la aurora
De la hermosa, feliz libertad

Democracia, civismo, es tu lema,
La igualdad es tu ley, tu razón;
No más sombras, no más retrocesos,
Viva Patria, el derecho y la Unión.

Coro:

Guatemala, en tu limpia bandera
Libertad te formó un arrebol;
Libertad es tu gloria hechicera,
Y de América libre es el Sol.

Dúo:

Bajo la égida libre y fecunda,
De progreso, de paz, de igualdad
Guatemala que se unan tus hijos,
En abrazos de eterna amistad.

La más pura y feliz democracia,
Que corone su olímpica sien,
Y, al amor de tus hijas divinas,
Sé de América Libre, el Edén.

Coro:

Guatemala, en tu limpia bandera
Libertad te formó un arrebol;
Libertad es tu gloria hechicera,
Y de América libre es el Sol.

Dúo:

Con tu aliento gentil de espartana
Legarás en el mundo a lucir,
Porque marchas buscando el progreso
Y en tu idea se ve el porvenir.

De los libres recibe el saludo,
Su entusiasta, sincera ovación
Y recibe las preces del alma
Los afectos del fiel corazón.

Coro:

Guatemala, en tu limpia bandera
Libertad te formó un arrebol;
Libertad es tu gloria hechicera,
Y de América libre es el Sol.

Himno Nacional de Guatemala
(Letra original)

I

¡Guatemala feliz…! ya tus aras
No sangrienta feroz el verdugo,
No hay cobardes que laman el yugo
Ni tiranos que escupan tu faz.

Si mañana tu suelo sagrado
Lo profana invasión extranjera
Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz servirá.

CORO

Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz servirá,
Que tu pueblo con ánima fiera
Antes muerto que esclavo será.

II

De tus viejas y duras cadenas
Tu fundiste con mano iracunda
El arado que el suelo fecunda,
Y la espada que salva el honor.

Nuestros padres lucharon un día
Encendidos en patrio ardimiento,
Te arrancaron del potro sangriento
Y te alzaron un trono de amor.

CORO

Te arrancaron del potro sangriento
Y te alzaron un trono de amor.
Que de patria al enérgico acento
Muere el crimen y se hunde el error.

III

Es tu enseña pedazo de cielo
Entre nubes de nítida alburad​
Y ¡ay de aquel que con mano perjura
Sus colores se atreva a manchar!

Que tus hijos valientes y altivos
Ven con gozo en la ruda pelea
El torrente de sangre que humea
Del acero al vibrante chocar.

CORO

El torrente de sangre que humea
De acero al vibrante chocar,
Que es tan sólo el honor su presea
Y el altar de la patria, su altar.

IV

Recostada en el ande soberbio
De dos mares al ruido sonoro
Bajo el ala de grana y de oro
Te adormeces del bello quetzal.

Ave indiana que vive en tu escudo,
Paladión que protege tu suelo
¡Ojalá que remonte su vuelo
Más que el cóndor y el águila real!

CORO

¡Ojalá que remonte su vuelo
Más que el cóndor y el águila real,
Y en sus alas levante hasta el cielo,
Guatemala, tu nombre inmortal!

Himno Nacional de Guatemala
(A partir de 1934)

I

¡Guatemala feliz…! que tus aras
no profane jamás el verdugo;
ni haya esclavos que laman el yugo
ni tiranos que escupan tu faz.

Si mañana tu suelo sagrado
lo amenaza invasión extranjera,
libre al viento tu hermosa bandera
a vencer o a morir llamará.

Coro

Libre al viento tu hermosa bandera
a vencer o a morir llamará;
que tu pueblo con ánima fiera
antes muerto que esclavo será.

II

De tus viejas y duras cadenas
tú forjaste con mano iracunda,
el arado que el suelo fecunda
y la espada que salva el honor.

Nuestros padres lucharon un día
encendidos en patrio ardimiento,
y lograron sin choque sangriento
colocarte en un trono de amor.

Coro

Y lograron sin choque sangriento
colocarte en un trono de amor,
que de patria en enérgico acento
dieron vida al ideal redentor.

III

Es tu enseña pedazo de cielo
en que prende una nube su albura,
y ¡ay! de aquel que con ciega locura
sus colores pretenda manchar.

Pues tus hijos valientes y altivos,
que veneran la paz cual presea,
nunca esquivan la ruda pelea
si defienden su tierra y su hogar.

Coro

Nunca esquivan la ruda pelea
si defienden su tierra y su hogar,
que es tan sólo el honor su alma idea
y el altar de la patria su altar.

IV

Recostada en el ande soberbio,
de dos mares al ruido sonoro,
bajo el ala de grana y de oro
te adormeces del bello Quetzal.

Ave indiana que vive en tu escudo,
paladión que protege tu suelo;
¡ojalá que remonte su vuelo,
más que el cóndor y el águila real!

Coro

¡Ojalá que remonte su vuelo,
más que el cóndor y el águila real!
y en sus alas levante hasta el cielo,
Guatemala, tu nombre inmortal.

1 comentario en “Historia del Himno Nacional de Guatemala”

  1. Considero que en Guatemala NO debería existir dos versiones del Himno Nacional. La versión protocolaria cercena estrofas que son hermosas y deberían ser cantadas por todos los guatemaltecos en todo momento. Generalmente en eventos deportivos tal vez por costos televisivos, no les gusta cantar el Himno completo; es una falta de respeto cercenar el HImno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *